Composición y equilibrio en fotografía

Cuando sacamos una fotografía estamos contando una historia. Estamos utilizando una forma de comunicación visual y serán los elemento de nuestra fotografía que contarán la historia de nuestra foto, por este conocer composición y equilibrio en fotografía es importante para el éxito de nuestras fotografías.

Como aprovechar de composición y equilibrio en fotografía

Composición y equilibrio en fotografía piden rigor estético y libertad creativa en la organización de los elementos a nuestra disposición.
De echo composición y equilibrio en fotografía no tienen que seguir necesariamente algunas reglas escritas, más bien cuando sacamos fotos tenemos que imaginar cuales sensaciones queremos dar a quien mirará nuestra fotografía, recordando siempre que la imagen tiene que hablar por sí misma.
En cuanto al rigor estético existen algunas directrices que podemos seguir para crear una fotografía equilibrada. Estas reglas se basan principalmente en la capacidades perceptivas de nuestro ojo y en lo que percibimos como estéticamente agradable y balanceado.

Dividir la fotografía con lineas imaginarias (o configurarlas en el visor de nuestra cámara) es muy útil para este propósito.
Para crear composición y equilibrio en fotografía es útil aplicar la regla de tercios: imaginas de dividir la fotografía en nueve rectángulos obtenidos de tres lineas horizontales y tres verticales. Posicionar el sujeto en uno de los tercios nos dará una fotografía más dinámica frente a posicionarlo en el centre. No tenemos que olvidar la importancia de la perspectiva y de la profundidad, en este caso tenemos que aplicar la reglas de las diagonales. Cuando hablamos de profundidad nuestros ojos dan preferencia a las diagonales, por este tendríamos que intentar en crear imágenes que convergen los elementos de la fotografía y el ojo de quien mira en las lineas diagonales y en el punto en el que se cruzan entre ellas.

Porque la fotografía comunique lo que habemos probado en primera persona en el momento del clic tenemos que ser en grado de guiar el ojo de quien mira.
Esto significa que tenemos que ser capaces de crear un camino lógico que el ojo del espectador puede seguir para comprender la historia que estamos contando. El punto en el que el ojo se para es llamado punto de anclaje y es bueno que el sujeto de nuestra foto no se encuentre en este punto.
Haces partir el ojo del espectador de aquí, introduces inmediatamente el protagonista de tu historia para llevarlo a descubrir los otros elementos que dan vida a nuestro cuento visual.

Descarga la aplicación

Apúntate a la newsletter

¡Apùntate a la newsletter de Gallerist, y recibe las últimas novedades que conciernen el app!
¿Para qué querrías usar Gallerist?
* Selección múltiple permitida
Pinchando "Apúntate" acepta nuestra Política de privacidad